29 de agosto de 2016

14 cosas que (quizá) no sabías del Mar de Las Calmas

La extraordinaria singularidad de El Hierro se extiende hasta el insólito Mar de Las Calmas, un remanso de paz y tranquilidad tan propio y único como lo es el carácter del herreño.

A continuación te desvelamos algunos detalles que a lo mejor no conocías del protagonista de esta aventura.


1. En 1996 se consideró pertinente la creación de una reserva marina que lo protegiese de la sobreexplotación de sus recursos ya que las buenas condiciones meteorológicas y el reposo de sus aguas facilitan la pesca sin descanso durante prácticamente todo el año.

2. La zona declarada como Reserva Marina de Interés Pesquero tiene forma aproximada de cuadrilátero con una superficie de 750 hectáreas.

3. Su calma continuada se debe a que se encuentra al abrigo de los vientos alisios. Mientras que en la cara este de La Restinga el mar está bravo, en la cara oeste nos encontramos con una auténtica balsa de aceite. De repente, como si una línea invisible marcara el límite, vemos cómo el mar inquieto y agitado pasa a un estado de quietud completamente inusual.

4. Frente a la Bahía de Naos (salida de la distancia de 2.500m) se encuentra señalizada por boyas plásticas la Reserva Integral, zona de máxima protección. En ella no está permitido nadar, pescar ni bucear; sólo se permite la pesca profesional de túnidos.

5. La reserva está señalizada mediante enfilaciones a través de postes en la costa que se pueden avistar durante el recorrido de la travesía.

6. Sus fondos marinos ocupan un puesto entre los 10 mejores lugares del planeta para la práctica del buceo gracias a sus aguas cristalinas, libres de cualquier contaminación, a su gran valor geológico y a una rica biodiversidad tanto de especies residentes como migratorias.

7. A lo largo de la travesía encontrarás boyas diferentes a las que marcan el recorrido. Se trata de boyas rojas que marcan los puntos de inmersión para la práctica del buceo. Fuera de eso, está prohibido.


8. La escasa plataforma continental de la isla hace que a pocos minutos de la costa podamos apreciar profundidades de más de 200 metros.

9. La claridad de sus aguas permiten tener una visibilidad de unos 30 metros lo que convierte a esta prueba en toda una experiencia de sensaciones.

10. El 10 de octubre de 2011, sus aguas fueron protagonistas de la erupción de un volcán submarino, bautizado oficialmente como “Tagoro”, cuyo cráter que se quedó a unos 88 metros de la superficie al suroeste de La Restinga.

Se trata de la primera erupción submarina en los últimos 500 años de la historia vulcanológica de Canarias.

11. Tras la erupción submarina, se decretó un paro biológico circunstancial para dar un descanso a las especies de la zona y facilitar la pronta recuperación del fondo marino del Mar de las Calmas.

12. Aunque la erupción aniquiló el ecosistema de una parte de la reserva, la nueva vida se regeneró a una velocidad mucho más rápida que la habitual gracias a la inyección de hierro y otros nutrientes que expulsó el volcán.

13. El Mar de Las Calmas es el hogar de numerosas especies marinas, muchas de ellas nunca antes se habían documentado en aguas canarias. Existe también una importante población de cetáceos entre los que se encuentran los esquivos zifios además de delfines, calderones, rorcuales y otros tipos de ballenas.

La explosión de vida en el Mar de Las Calmas hace que nos visiten especies de alta mar como el tiburón ballena o la manta diablo, y las hembras del tiburón solrayo escogen estas aguas para parir sus crías.

14. Los nadadores de la Travesía Las Calmas deben ahorrar fuerzas para los dos últimos kilómetros antes de entrar en el puerto de La Restinga. Las puertas del Mar de Las Calmas se cierran a esta altura y toca atravesar un mar revuelto con un poco de oleaje y viento en contra.

Lo suficiente para que esta aventura sea 100% recordada. 


0 comentarios:

Publicar un comentario