17 de julio de 2015

10 lugares que debes visitar en El Hierro

El viaje a La Travesía Mar de Las Calmas ha de ser también un viaje a la aventura y una oportunidad para disfrutar de la magia del destino elegido. Sólo el viajero inquieto apreciará las múltiples posibilidades y disfrutará de las experiencias que ofrece este entorno único, último rincón del mundo conocido antiguamente.

Por eso te vamos a recomendar diez lugares con encanto para que tu viaje a El Hierro sea lo más completo que puedas imaginar.

1. El Lajial

En las inmediaciones de La Restinga se halla una de las zonas morfológicas más espectaculares de la isla que recuerdan al viajero que en El Hierro vivimos al calor de los volcanes. La brusquedad y dureza del paisaje volcánico del malpaís tiene como símbolo de belleza los Lajiales herreños, de formas retorcidas y rocambolescas, propias de paisajes espaciales, de una naturaleza caprichosa y vistosa para quien lo observe.

La carretera que recorre la fachada sur de la isla permite admirar la impresionante caída del terreno hacia el Mar de Las Calmas. En una de estas laderas, los antiguos pobladores, los bimbaches, dejaron multitud de rastros en forma de grabados rupestres que se reparten por las coladas volcánicas de las laderas de El Julan, en una de las zonas arqueológicas más extensas y valiosas de Canarias.


2. El Sabinar

El Sabinar atesora uno de los parajes más singulares de la isla. Aquí, el empuje del viento constante creó la silueta retorcida con forma imposible de unos bellos y milenarios árboles. Una prueba de que los alisios soplan con mucha fuerza y que, a pesar de sus hasta ocho metros de altura, son totalmente doblegados por el viento. La ocasión perfecta para quedarse fascinado con el espectáculo ofrecido por la caprichosa naturaleza.


3. Santuario de La Virgen de Los Reyes

Situado en La Dehesa, es uno de los lugares con mayor carga simbólica para el imaginario insular. Construido en el año 1577, se trata del lugar de peregrinaje al que acuden los fieles para venerar a la patrona de la isla, La Virgen de Los Reyes, quien, según la leyenda, hizo llover cuando se vivió una de las peores épocas de sequía y desde entonces, cada cuatro años y en su honor, se celebra la Bajada de La Virgen de Los Reyes, fiesta popular por excelencia en la isla.


4. Mirador de La Peña

La isla posee unos acantilados de vértigo y unas vistas que te dejan sin palabras cuando te asomas a alguno de sus miradores. Muestra de ello es el Mirador de La Peña, joya arquitectónica obra del artista canario César Manrique, es un balcón privilegiado con las impresionantes vistas del Valle de El Golfo a tus pies. Esta construcción de piedra volcánica situada a unos 700 metros de altitud sobre un acantilado, se integra perfectamente en el paisaje como un elemento más y ofrece una de las fotos más recurrentes de los que visitan la isla.


5. Embarcadero de Punta Grande

El pueblo de Las Puntas está situado en el extremo nordeste del Valle de El Golfo. Éste jugó un papel muy importante para la economía y el desarrollo del municipio gracias a la construcción de un pequeño embarcadero situado en un saliente rocoso desde donde partía la producción agrícola hacia diversos puertos del norte de Europa.

En la actualidad, en este embarcadero encontramos el Hotel Punta Grande, el cual recoge el Libro Guinnes de los Records en 1989 como el hotel más pequeño del mundo con sólo cuatro habitaciones.

Desde aquí, podemos disfrutar de unas extraordinarias vistas a pie de mar de los Roques de Salmor, uno de los fenómenos naturales característicos de la isla y un tesoro natural como refugio de aves marinas y del Lagarto Gigante de El Hierro.


6. El Garoé

El Árbol Santo o Garoé es un claro ejemplo de la lucha que los aborígenes de la isla mantuvieron para conseguir un suministro constante de agua. Este árbol manaba de sus hojas el agua que se condensaba de las nubes y era depositada en albercas o charcas donde hombres y animales saciaban su sed. Fruto de historias y leyendas, el agua que destilaba El Garoé, el árbol sagrado de los aborígenes herreños, era su única fuente de abastecimiento, pues no existía ningún otro depósito de agua potable en la isla.

En 1610, un huracán acabó con él y en su lugar se encuentra hoy en día plantado un laurel como sucedáneo del árbol bimbache y como muestra de la capacidad de los habitantes herreños para aprovechar los escasos recursos que la isla le ofrecía.


7. El Charco Azul

Una de las zonas de baño más auténticas de la isla se encuentra en una pequeña gruta de poco más de 10 metros de largo en el Valle de El Golfo. Resguardada por un imponente arco basáltico y al abrigo del mar, esta piscina natural de agua salada y cristalina es una grata sorpresa que se esconde bajo el acantilado.

Para acceder hasta ella hay que descender por una escalera pegada al acantilado hasta la orilla del mar. La aventura (nada peligrosa) merece la pena.


8. Roque de La Bonanza

Situado en el Espacio Natural de Las Playas, en el municipio de Valverde, bajo un gigantesco acantilado de más de 1.000 metros de caída vertical se encuentra el Roque de La Bonanza, uno de los principales símbolos naturales de la isla.

Este roque se eleva majestuosamente sobre las profundidades marinas con su peculiar forma, albergando una espléndida riqueza subacuática de flora y fauna.


9. Hoya del Morcillo

Cercana al pueblo de El Pinar, la Hoya del Morcillo es la principal zona recreativa forestal de la isla, ya que dispone de zona de acampada y área de picnic. Ocupa una hoya de dimensiones importantes en el interior del pinar canario que corona las cumbres de la isla.


10. Faro de Orchilla

Última visita de parada obligatoria al punto más occidental de España y al que fue considerado hasta el descubrimiento de América en 1492 como el fin del mundo conocido. A la isla herreña se la conoce como la Isla del Meridiano ya que durante siglos fue el punto de paso del Meridiano 0 hasta su traslado a Greenwich en el siglo XIX.

En el Faro de Orchilla la sensación de estar en el fin del mundo es real, la inmensidad del Atlántico y la propia configuración del paisaje crean esa atmósfera.

Desde aquí, observarás claramente las puertas del Mar de Las Calmas, una línea imaginaria que hace de frontera entre el mar picado con oleaje y este remanso de agua en calma, protegida de los vientos alisios y al resguardo de la fría corriente marina del Atlántico.

Y como recomendación final, disfruta, porque estás en el mejor lugar para contemplar como, de manera imponente, se pone el sol en el último atardecer de España.


CENTROS DE VISITANTES:

- El Centro de Interpretación Vulcanológico, el Museo Restingolita, dedicado al proceso eruptivo de 2011 o el Centro de Interpretación Geológico y del Geoparque, situados en el municipio de El Pinar, son alguno de los lugares que te harán recordar que estás ante la más joven de las Canarias y cuyo proceso iniciado hace millones de años no ha finalizado aún.

- El Ecomuseo de Guinea se encuentra en el Valle del Golfo, a los pies del Risco de Tibataje, y comprende la visita al Poblado de Guinea (primer asentamiento del municipio de Frontera) y el Lagartario (Centro de Recuperación del Lagarto Gigante de El Hierro).

- La isla fue declarada Reserva de La Biosfera por la UNESCO en el año 2000. El en pueblo de Isora encontrarás el Centro de Interpretación de La Reserva de La Biosfera.

- En el Museo Etnográfico Casa de Las Quinteras, en Valverde, podrás ver cuatro salas destinadas a taller, herrería y telar, artesanía textil, de madera y barro.

0 comentarios:

Publicar un comentario